En 'EdP' Gorka Repáraz trata de mostrar los aspectos más relevantes del mundo de los porteros de fútbol. Con una perspectiva didáctica, se tratarán temas como la técnica, táctica, psicología y la metodología. Incluyendo aspectos tan visuales como videos, frases y fotos de los mejores porteros del mundo.

Excel

Este post va dirigido a los entrenadores que no saben qué soporte utilizar para elaborar sus entrenamientos.

Yo utilizo Excel, es una herramienta que soporta muy bien las imágenes, el texto de forma básica y dispones de sitio de sobra para poder trabajar.

En concreto, utilizo Excel con un fondo blanco, para poder ver mejor los gráficos. Utilizo las pestañas del pie de página para escribir la fecha del entrenamiento.

Para poder utilizar bien las imágenes, prediseño unos gestos de porteros, porterías, conos y balones y los guardo en una hoja excel. Esta hoja excel la utilizo en paralelo con la descrita en el párrafo anterior. Así las imágenes se puede copiar y pegar de una a otra sin tener que perder tiempo yendo a Insertar -> Imágenes ->... Mira la imagen 1.

Imagen 1

Como ves en la imagen, tenemos un cuadro en blanco, y a su derecha la tabla que vamos a utilizar para copiar la imagen.

Yo en este caso, he hecho un menú, con vínculos. Esto se debe a que manejar muchas imágenes en un espacio tan pequeño resulta un poco engorroso. Para eso he hecho un menú en el que dependiendo lo que quiera, pincho y me lleva a otra pestaña en la que se encuentra lo que buscaba. Para volver al menú, en esas pestañas de destino he puesto unas que vuelven al origen con la palabra menú.

Vamos a ver ahora un ejemplo de aplicación en la imagen 2.

Imagen 2

Como ves en la imagen 2 las imágenes de los porteros ya han sido pegadas, a la vez que el campo y los conos.

Todos estos objetos han sido prediseñados, por lo que no tenemos que perder tiempo a la hora de elaborar el entrenamiento haciendo dibujitos.

Es importante tener a mano la barra 'Dibujo' debajo de las tablas, para echar mano de ella y así poder reflejar los desplazamientos tanto del portero como del balón o demás participantes en el ejercicio.

De esta manera, tendrás todos los ejericicios bien almacenados y podrás ver los entrenamientos anteriores para recordar lo que hiciste.

Para imprimir las hojas de entrenamiento, sólo tienes que ir a Archivo -> Configurar página y una vez visto si todo cuadra para la impresión, imprimirlo.


La bisectriz

La bisectriz es la recta que divide a un ángulo dado en dos ángulos iguales. Esta nueva recta que surge se crea a partir de la descripción de un círculo que tiene como centro el punto de intersección entre las dos rectas que forman el ángulo (A). Las intersecciones (B) entre el círculo y las rectas que forman el ángulo se unirán mediante una recta.


La perpendicular a esa recta que pasa por el centro de la circunferencia, o lo que es lo mismo, por la intersección de las rectas que formaban el ángulo inicial, será la bisectriz del ángulo dado.

Después de atender a la explicación meramente científica de la bisectriz podemos observar en la portería, más sencillamente, que el ángulo dado será el formado por las rectas que surgen al unir el balón con cada uno de los postes de la portería. La bisectriz la hallaremos uniendo el balón con el centro de la portería.

El portero deberá situarse en la bisectriz en la jugadas de defensa (excepciones: corner y jugadas a balón parado) con el fin de cubrir ambos lados de la portería de igual manera y así dificultar la labor del delantero. La altura a la que deberá situarse en la bisectriz la veremos en posteriores artículos.

Adaptación del entrenamiento al estado de desarrollo físico del portero


El estado de desarrollo físico del portero debe ser la base a partir de la cual construir los ejercicios. Estos ejercicios serán los que le servirán para mejorar y aprender.
LEER MÁS...


El estado de desarrollo físico del portero debe ser la base a partir de la cual construir los ejercicios. Estos ejercicios serán los que le servirán para mejorar y aprender.

La mejora y aprendizaje es el objetivo fundamental que debe conseguir el portero mediante su entrenador. Por ello, el entrenador debe ser consciente que para que el portero aprenda más y más rápido lo elementos que le rodeen deben estar de acorde con sus aptitudes.

No es extraño observar la siguiente imagen en la que podemos contemplar que el tamaño del portero no va de acorde al de la portería.

Esto puede desencadenar en situaciones tácticas erróneas (debido a la altura de la portería el portero estará siempre más atrasado), los gestos técnicos no serán eficaces ya que un desvío correcto puede que vaya a parar dentro de la portería, un desplazamiento lateral incorrecto debido a la excesiva anchura de la portería.
Con esto lo que quiero expresar de manera sencilla es que el entorno debe mirarse muy detalladamente sobretodo en edades tempranas en la que se pueden adquirir malos hábitos. En estas edades se deberá tener mucho cuidado con el tamaño de la portería, tamaño del balón, fuerza requerida en los ejercicios, distancias de actuación, estímulos emitidos (un jugador joven no tiene la misma capacidad de percibir tantos estímulos externos que uno avanzado), tamaño del área de ejercicio entre otros.

Iker Casillas

Metodología global para el entrenamiento del portero en el futbol base

1. Introducción

La elección del puesto del portero va a ser clave a la hora de confeccionar un equipo, y más aun si nos centramos en el fútbol de alto nivel (Sainz de Baranda, 2002). La seguridad y confianza que tenga el equipo en él será de gran importancia, ya que su actuación puede influir de manera significativa en el juego del equipo.

Sin embargo, hoy en día la cantidad y calidad de los entrenamientos llevados a cabo para la preparación técnica, táctica, física, etc, de los jugadores y en especial del portero, está lejos de ser la apropiada. Por ello, como indica Castellano en su Tesis Doctoral (2000), las aportaciones de rigor y objetividad deberían incrementarse, ya que sólo una descripción detallada y pertinente de la acción del juego puede formar la base y el sustento de los entrenamientos y por tanto de un mayor rendimiento del jugador en competición.

Por lo tanto, el análisis de la acción y participación del portero en competición aportará las claves para plantear tareas que aseguren un trabajo donde se desarrollen situaciones lo más parecidas a la lógica interna del fútbol (Sainz de Baranda y Ortega, 2002).

Para establecer la lógica interna del fútbol, Bayer (1986) y Hernández Moreno y colaboradores (1987-2001) identifica y caracteriza seis vertientes esenciales que la definen: el reglamento, el espacio de juego, las acciones técnicas, la comunicación motora, el tiempo y la táctica-estrategia; las cuales, se deberán conocer y analizar en profundidad para desarrollar el juego del rol del portero, y con los resultados plantear tareas que puedan ser utilizadas en los entrenamientos.

2. Principios metodológicos

La manipulación de las seis variables señaladas anteriormente, permitirá al entrenador adaptar la lógica interna del fútbol a las características del joven deportista, el cual, en ningún caso, debe tratarse como un adulto en pequeño (Delgado, 1995); en este sentido, para Fradua y Pintor (1995) es necesario considerar que:

- Los rasgos psicológicos del joven deportista están en proceso de evolución, sin mostrar aún las futuras características de su personalidad, y por tanto sin consolidar.

- Las capacidades físicas, de igual manera se encuentran sin desarrollar y sin el adecuado equilibrio en su nivel de evolución.


- Existen diferencias intrínsecas en cada edad y, con ello, la existencia de diferentes intereses y necesidades.

Por ello, en la iniciación deportiva, que comienza en el instante en el que el jugador toma contacto por primera vez con el deporte, se deben respetar una serie de principios pedagógicos, didácticos, psicológicos y metodológicos que garanticen un proceso de formación integral de los niños, que en numerosas ocasiones, pasan desapercibidos, simplemente porque el entrenador tiene en mente un único objetivo: "GANAR" (Seybold, 1976; Sánchez, 1986; Pila, 1988; Piéron 1989; Delgado 1990, 1995; Blázquez,1995; Cruz y col 1996; Fraile, 1997; Gutiérrez,1998; Cárdenas, 1999; Águila, 2000; Feu, 2001 y Lozano, 2001)

De todos ellos, es necesario destacar el principio de totalidad, el principio de máxima participación y el principio de satisfacción deportiva (Ortega y cols., 2002 y Ortega y Sainz de Baranda, 2002), enmarcados en un contexto educativo basado en el aprendizaje reflexivo, significativo y constructivista.


Figura1. Principios generales a tener en cuenta en el proceso de entrenamiento deportivo.


I.) Principio de Totalidad

La eficacia deportiva va a estar condicionada por un conjunto de capacidades individuales que permiten:

I.1. Regular la conducta motora a través de mecanismos que tratan a la información en diferentes fases (Antón y cols. 1989 y Oña, 1994):

- Percibir: los diferentes estímulos existentes dentro del contexto del juego deportivo. Feu (2001) señala que las circunstancias en las que se desarrolla la actividad deportiva de cooperación-oposición, cambian de forma continua e imprevisible presentando dificultades a nivel perceptivo, condicionando éstas el resultado de la ejecución. Del mismo modo éste autor expone que "es aconsejable que los contenidos técnico-tácticos a desarrollar se aborden priorizando su trabajo sobre las aspectos perceptivos y de toma de decisión" (p.3).

- Toma de decisiones: En segundo lugar, tras las interpretaciones de la percepción, el jugador tiene que producir una solución mental, ante el problema planteado.

- Fase de ejecución: La ejecución de un determinado gesto motriz conlleva dos aspectos determinantes, por un lado el componente de la habilidad motora, y por el otro el nivel de exigencia cuantitativa (Castejón, 1995), ambos necesarios para una correcta ejecución.

I.2. Soportar cargas físicas (preparación física).

I.3. Soportar cargas psicológicas (entrenamiento de la capacidad psicológica del deportista).

I.4. Mejorar los conocimientos teóricos del deporte o actividad física practicada (entrenamiento teórico).

I.5. Mejora biológica, a través de la formación de hábitos higiénicos saludables (alimentación, hidratación, higiene postural, etc...).

Aunque todos estos factores, deberán trabajarse de manera simultanea, Pintor (1997), Cárdenas (1999), Giménez y Sáenz-López (1999), Conde y Delgado, (2000), Feu (2001) y Ortega y Sainz de Baranda, (2002) señalan la necesidad de hacer hincapié en la mejora de la capacidad de percepción y toma de decisión, debido al carácter cambiante de los deportes colectivos de oposición-colaboración.

Para ello, se deben plantear sesiones con un gran volumen de tareas en las que la mejora de los procesos de percepción y toma de decisión estén presentes y sean protagonistas, con una presencia de gran cantidad de estímulos, principalmente estímulos semejantes a los de la propia competición, sin olvidar la necesidad de integrar la formación biológica, teórica, psicológica y física dentro de las sesiones.

Desde el punto de vista del puesto específico del portero, el objetivo final del proceso de enseñanza aprendizaje, será la consecución de una correcta ejecución de cada gesto, y conseguir una automatización del mismo, ya que el tiempo de reacción que tendrá para decidir la acción a realizar será mínimo. Sin embargo, no se debe olvidar que la eficacia del portero vendrá determinado por:



- Calidad en el análisis y percepción de las situaciones del juego a resolver.


- Calidad de la toma de decisiones (pensamiento táctico).

- Calidad a la hora de seleccionar la acción física a realizar antes del gesto técnico (desplazamientos, saltos y caídas).


- Calidad en la ejecución de la acción técnica.


- Calidad en el dominio de diversas variables psicológicas (ansiedad, autoeficacia, etc...)


- Calidad en el conocimiento teórico del juego.


- Calidad en el entrenamiento biológico


II.) Principio de máxima participación

En este sentido, Piéron (1989) enfatiza la necesidad de un amplio tiempo de actividad para lograr mayores progresos en los alumnos, pero de igual forma, señala que no por estar más tiempo dedicado a aprender una determinada actividad motriz, se conseguirá realizarla mejor, sino que, será necesario realizarla con unos determinados niveles de calidad.

El aprendizaje motor es el resultado de un conjunto de experiencias vividas que son insustituibles y que justifican que en las primeras etapas, una de las mayores preocupaciones del entrenador sea el incremento del tiempo disponible para la práctica, el tiempo de compromiso motor de la sesión, así como del tiempo empleado en la tarea (Pintor, 1987; Castejón, 1995; Ortega, Cárdenas y Velasco, 1999; Giménez y Sáenz-López, 1999 y Cárdenas, 2000), puesto que, independientemente de otros factores, es obvio que a mayor tiempo dedicado a la práctica, mayores probabilidades de resultados positivos se obtendrán en el proceso de enseñaza-aprendizaje.

Sin embargo se debe reflexionar sobre la importancia de buscar organizaciones eficaces que permitan disminuir el tiempo dedicado a las explicaciones, la organización de los jugadores en la tarea, o la organización del material, tiempos que en muchas ocasiones aumentan al cambiar varias veces durante el mismo entrenamiento de tareas, normalmente utilizando diferentes espacios, materiales, o cambios en la organización del grupo con cambios de situaciones colectivas a individuales, de parejas a tríos, etc.

Si normalmente el tiempo de entrenamiento de una sesión, en fútbol base, suele oscilar entre los 60 minutos y los 90 minutos, con una frecuencia de 2 a 3 sesiones a la semana, será aún más importante, la correcta planificación de los objetivos a trabajar en la sesión, las tareas a utilizar para su desarrollo, así como la correspondiente organización, ya que el tiempo útil del que dispone el entrenador será muy pequeño (180-210 minutos).

Por último, se debe tener en cuenta que otra de las variables que va a incidir sobre el tiempo de práctica real de la sesión, será el tiempo de correcciones que utiliza el entrenador durante o después de la realización de la tarea, tiempo que deberá disminuir, sobre todo las que deriven de una mala organización o incompleta asimilación por parte de los jugadores de la misma.

Sin embargo, esto no quiere decir que el entrenador tenga que disminuir la frecuencia de feedbacks (información) hacia los jugadores, ya que será una de las claves para que el niño consiga un aprendizaje significativo, si bien, el tipo de feedback que debe predominar para dicho aprendizaje deberá ser de tipo interrogativo, no aportándole la solución sobre la forma de ejecutar una determinada tarea, sino planteándoles preguntas para que de forma reflexiva descubran y entiendan el por qué y el cómo solucionar los diferentes problemas que se plantean en las distintas tareas o ejercicios.

Con el objetivo de incrementar el tiempo disponible para la práctica, el tiempo de compromiso motor de la sesión, así como del tiempo empleado en la tarea, Giménez y Sáenz-López (1999) establecen la siguiente propuesta:

A) Para aumentar el tiempo disponible para la práctica (tiempo total de la sesión menos el tiempo relacionado con la organización y explicación de las tareas).


- Minimizar el tiempo de presentación de la tarea.

- Reducir el número de actividades, si bien, éste nunca deberá ser escaso para evitar la motivación en la variedad; por lo tanto se utilizaran variantes de ejercicios anteriores, en lugar de nuevos ejercicios.


- Conseguir un sistema de señales eficaz.


- Organizar la siguiente actividad, mientras los deportistas están practicando la previa.


- Lograr una correcta posición ante el grupo cuando se explican los ejercicios, evitando dar la espalada a algún jugador.


- Preguntar si hay dudas antes de comenzar la actividad.


- Evitar muchas actividades complejas.


- Cuidar la evolución de la organización, pasando de parejas a grupos de cuatro o de tríos a grupos de seis, pero no de tríos a parejas.

Tener organizados los grupos antes de proponer competiciones de equipos.

B) Para aumentar el tiempo de compromiso motor (tiempo que el jugador está practicando fútbol durante la sesión).


- Evitar las organizaciones en filas, así como cualquier tipo de organización en la que el jugador esté parado y no practicando.


- Utilizar la resolución de problemas.


- Diseñar actividades motivantes en las que los niños se impliquen voluntariamente.


- Disponer de suficiente material (un balón por niño).


- Que el entrenador esté animando la participación del niño con refuerzos positivos.

C) Para aumentar el tiempo especifico empleado para el desarrollo de los objetivos de la sesión (tiempo de compromiso motor relacionado con los objetivos y/o aprendizajes deseados de la sesión):


- Utilizar un calentamiento en el que se estén realizando actividades relacionadas con los objetivos de la sesión.


- Terminar la sesión con actividades finales globales que aglutinen los aprendizajes desarrollados en la sesión, pudiendo ser situaciones de 6x6 o mejor aun, situaciones de 5x5 o 4x4, donde el tiempo de participación de cada jugador es mayor.


- Plantear en las sesiones objetivos generales y no específicos.


- La parte principal de la sesión debe durar más que la suma del calentamiento y la vuelta a la calma.


III.) Satisfacción deportiva

Las experiencias planteadas tienen que ser del agrado del niño, motivándole para estimular la continuidad en la práctica deportiva. Para cumplir este objetivo, será necesario conocer las diferentes necesidades que el joven deportista dispone durante su desarrollo.

Atendiendo a las necesidades psicoevolutivas del niño en las etapas de iniciación deportiva, se cree necesario tener siempre presente tres consideraciones:

1.El juego será la base sobre la que se construirá el aprendizaje del niño, siendo el correcto uso de éste, uno de los objetivos fundamentales en el proceso de enseñanza aprendizaje, por lo que se evitarán tareas exentas de significado, ya que no se encontraría en el contexto propio del juego (Conde y Delgado, 2000).

2.Debido al carácter egocéntrico del niño, el contacto de éste con el balón durante todo el entrenamiento deberá ser máximo (Ortega, Cárdenas y Velasco, 1999). El niño necesita sentirse parte principal del juego, y cuanto mayor tiempo dispone del balón, mayor sensación de haber practicado durante el entrenamiento como protagonista principal.

3.Debido a la peculiaridad del puesto específico del portero, se debe proporcionar la posibilidad de éxito en sus acciones, ya que en muchas ocasiones, con las tareas de superioridad numérica de ataque que se plantean, o las situaciones de 1 x portero (figura 2), es difícil conseguir el objetivo del rol del portero, sobre todo en su aspecto defensivo; por lo tanto, sólo cuando el joven deportista tenga un cierto dominio técnico-táctico de los contenidos del juego, se deben plantear estas situaciones, y aun en estos casos habría que analizar su utilidad.

Figura 2. Tareas donde el nivel de éxito en la acción del portero se ve muy comprometida.


Descripción: Se sitúan tres filas, cada una de 3-4 jugadores. En situación de 1x portero realizar lanzamientos a portería después de una conducción.
Objetivo: Aumentar el volumen de lanzamientos recibidos por el portero en situaciones de 1x portero, si bien, en este tipo de situaciones, el portero apenas puede ser eficaz.


IV.) Aprendizaje significativo

En el proceso enseñanza-aprendizaje, será necesario el desarrollo de aprendizajes significativos, de forma que "en la estructura cognitiva del niño exista la base conceptual necesaria para asimilar los nuevos contenidos" (Feu, 2001:5), por lo tanto, el alumno deberá poseer una gran bagaje de experiencias, el cual le sirva para solucionar de diferentes y variadas formas, distintos problemas, así como a través de su imaginación y creatividad, plantear nuevas soluciones ante antiguas e incluso nuevas situaciones de juego.

Para plantear dicho aprendizaje, cuyo objetivo es incrementar la capacidad creativa del joven deportista, será necesario diseñar tareas de tipo global, en las que el niño pueda:



- Buscar e indagar, diferentes soluciones ante los problemas que les plantea el juego.

- Realizar los gestos técnico-tácticos en situaciones similares a las del juego real.

- Realizar gestos técnicos-tácticos, con un sentido práctico, donde el deportista utilice diferentes gestos deportivos para ser eficaz en un momento concreto ante un problema determinado.

- Incrementar su bagaje de experiencias motrices.

Por último, para lograr un aprendizaje significativo, será fundamental la actuación del profesor-entrenador, el cual deberá utilizar, casi de manera exclusiva, el feedback interrogativo, con el objetivo de fomentar la capacidad de reflexión del deportista, que deberá descubrir e indagar sobre el por qué de cada una de sus conductas, así como si éstas son las más interesantes para solucionar de manera eficaz el problema que se le acaba de plantear.

A través del uso de este tipo de feedback, se busca fundamentalmente:


- Fomentar la capacidad de reflexión y comprensión, ya que todas aquellas conductas deportivas aprendidas por uno mismo, tienen mayor sentido y significado para el deportista que aquellas aprendidas a través de modelos u otras formas de aprendizaje.


- La conversión del feedback externo (información aportada por el entrenador de cómo ha realizado el ejercicio y cómo debería haberlo hecho para ser eficaz) por el feedback interno (información aportada por el propio deportista tras la realización de la conducta deportiva, de cómo ha realizado el ejerció y como cree él que debería haberlo realizado).

En la tabla 1, se puede apreciar el significado práctico de cada uno de estos principios.

Tabla1. Significado práctico de los principios pedagógicos en la iniciación deportiva.



3. Entrenamiento técnico-táctico del portero

Al hablar del entrenamiento del portero, y atendiendo a la relación con el resto de componentes del equipo, se pueden distinguir tres tipos (tabla 2).

Tabla 2. Tipos y características del entrenamiento que se puede plantear en una sesión con el portero.


El presente artículo se centra en el entrenamiento Global o Colectivo, ya que es el que con mayor frecuencia se va a desarrollar en las sesiones del fútbol base, pues en la mayoría de los equipos sólo se dispone de un entrenador, que será el encargado del entrenamiento, táctico, técnico, físico, psicológico, etc, de los jugadores y por supuesto del portero.

La utilización de una metodología global (tabla 3), va a ser la más indicada para desarrollar este tipo de entrenamiento, con la característica principal de que será la que plantee situaciones más parecidas a la lógica interna del fútbol, por lo que permitirá que el jugador actúe con más seguridad en la competición, ya que se enfrentará a situaciones similares a las experimentadas en los entrenamientos.

Tabla 3. Tipos y características del entrenamiento que se puede plantear en una sesión con el portero.

Siguiendo a López López (2002) los objetivos principales del método global serán:

*

Aumentar el nivel de conocimiento (pensamiento táctico) del jugador obligando a este a una constate toma de decisiones.
*

Facilitar la compresión por parte del jugador de la verdadera estructura del juego (juego colectivo, con fases defensivas y ofensivas que requieren comportamientos distintos).
*

Potenciar la capacidad técnica del jugador en situaciones propias del juego real, es decir, donde la presencia de adversarios limita el tiempo para percibir, decidir y ejecutar acciones y reducen el espacio donde poder llevarlas a cabo; obligando a los jugadores a adaptar las velocidades y ritmos de ejecución a los del juego en sí, desarrollando de esta manera la técnica aplicada.

Por otro lado este tipo de tareas, permitirán integrar al portero, durante todo el entrenamiento, con el resto de compañeros, combinando y modificando tanto los objetivos de unos como de los otros.


4. Diseño de tareas

Teniendo siempre presente los principios generales comentados anteriormente, y atendiendo al objetivo que persiga la tarea o ejercicio que se quiere diseñar, será determinante manipular y conjugar los siguientes elementos:

4.1. Número de participantes y grado de oposición

A priori, se puede pensar que la única herramienta que puede modificarse para aumentar o disminuir el grado de dificultad de la tarea atendiendo al número de jugadores utilizados, es la creación de situaciones de superioridad o inferioridad por lo que:

Para el equipo que ataca (mientras que para el equipo que defiende será al revés):

*

La mínima dificultad supone: superioridad numérica del equipo que tiene la posesión del móvil.
*

La media dificultad supone: los equipos disponen del mismo número de jugadores.
*

La máxima dificultad supone: inferioridad numérica del equipo que tiene la posesión del móvil.

Sin embargo, esto no es suficiente, ya que dentro de una tarea se puede encontrar una gama amplia de niveles de colaboración-oposición, que modifiquen la intensidad (técnica, táctica, física, etc.) y por lo tanto el grado de dificultad de la misma.

En este sentido, diversos entrenadores platean la utilización de normas que limitan la actuación, generalmente del defensor, señalándoles que acompañen al atacante o que participen sobre él al 50%, al 75%, etc.; impidiéndoles en todo momento la obtención de éxito, participando en una tarea donde el atacante únicamente tendrá éxito si realiza correctamente el gesto, pero donde el defensor, por mucho que se esfuerce nunca podrá obtenerlo, siendo tareas en las que el tiempo de participación y el grado de motivación del defensor será nulo.

Para solventar esta temática, Pintor (1997) plantea la utilización de diferentes herramientas para manipular el grado de dificultad de la tarea, pudiendo combinarlas o usarlas de forma aislada (ver figura 3):


Figura 3. Clasificación de Tareas desde un punto de vista numérico
(modificado de Pintor, 1997).

*

Objetos estáticos: En lugar de utilizar a compañeros que actúen como estatuas, ante determinados gestos técnicos, y con el objetivo de que todos estén practicando, utilizaremos objetos como estímulos existentes en el terreno de juego, los cuales, habrá que rodearlos, esquivarlos, saltarlos, realizar algún gesto técnico delante de ellos, etc...


Figura 4. Ejemplo de ejercicio con objetos estáticos.

Situación: 2x2 más portero neutral, con objetos estáticos
Descripción: dentro del área grande y pequeña se colocan conos, picas, sillas,… que puedan modificar la trayectoria del balón en el tiro a puerta
Idem pero realizando centros, en los cuales el portero deberá modificar sus desplazamientos para esquivarlos.
Objetivo: aumentar la incertidumbre; mejora de la percepción de trayectorias de móviles, desplazamientos propios del portero.
Feedback reflexivo: Ante un lanzamiento que pueda rebotar en algún obstáculo o compañero, ¿cuándo es el momento idóneo para iniciar la estirada? ¿Cómo influyen los objetos estáticos en tu desplazamiento, ante balones aéreos?

*

Objetos dinámicos: Pintor (1997), define objetos dinámicos a los demás compañeros que actuando en el mismo espacio, no suponen ni colaboración ni oposición. La principal virtud de utilizar tareas en las cuales existan objetos dinámicos, es que al no haber oponentes directos, los posibles gestos técnicos se pueden realizar de manera más o menos sencilla (no existiendo alguien que nos lo evita), pero al existir estos objetos, el jugador tiene la obligación de estar percibiendo constantemente las trayectorias de los mismos, así como los espacios libres, ocupados, etc, tomando decisiones que le permitan realizar los gestos técnicos de manera adecuada en un contexto propio del juego deportivo.

Figura 5. Ejemplo de ejercicio con objetos dinámicos.


Situación: 2 x 0
Descripción: Todos los jugadores se sitúan en un espacio reducido. Por parejas, se pasan el balón con el pie o con la mano, y deben realizar distintos tipos de blocaje, desplazándose por todo el espacio, evitando los choques con los compañeros y los balones de éstos.
Objetivo: mejorar la precisión en el pase con el pie o mano, mejorar el blocaje, mejorar la percepción de velocidades, trayectorias, espacios libres, espacios ocupados, etc…
Feedback reflexivo: ¿Cuándo es el momento idóneo de realizar el pase al compañero? ¿Cómo influye la trayectoria del balón en el gesto técnico realizado?

*

Adversarios circunstanciales: Pintor (1997) los define como aquellos adversarios que no actúan directamente sobre un oponente, si no que pueden elegir sobre que oponente actuar, pudiendo cambiar de oponente conforme interese para obtener éxito. Además de las ventajas de la propuesta anterior, supone que al existir un oponente directo, aunque sólo sea de manera momentánea, es necesario utilizar diferentes elementos para solventarlo, pero también es posible obtener éxito, sin la necesidad de enfrentarse directamente a él, simplemente percibiendo la actuación del defensor y actuando en el momento más oportuno (generalmente cuando el defensor actúa sobre otro compañero).

Figura 6. Ejemplo de ejercicio con adversarios circunstanciales.


Situación: 2 x 0 + 3 Porteros.
Descripción: por parejas, se pasan el balón con el pie,
los adversarios circunstanciales intentarán interceptar los balones realizando diferentes tipos de blocajes, desvíos, etc…
Objetivo: mejora de la interceptación del pase, mejora de los blocajes, desvíos y prolongaciones. Mejora de los desplazamientos.
Feedback reflexivo: ¿Dónde y a qué distancia del jugador debes situarse para realizar la interceptación (blocaje, desvío, prolongación) con éxito? ¿Influye la distancia entre jugadores a la hora de realizar un pase raso o alto?

*

Colaborador circunstancial: En este caso, puede existir un jugador que colabora de manera permanente sobre otro jugador, pareja, trío, cuarteto, etc, o bien un colaborador que puede estar actuando sobre uno de ellos, e ir cambiando en el propio desarrollo del ejercicio.

Figura 7. Ejemplo de ejercicio con colaboradores circunstanciales.

Situación: 1x1 + 2 Porteros.-
Descripción: por parejas, uno intenta mantener la posesión del balón y el otro intenta robarlo.
Los porteros colaboran con el que lleva la posesión del balón.-
Objetivo: Mejorar la colocación del portero, los desmarques de apoyo al jugador con balón, mejora del blocaje y del pase con la mano o con el pie.-
Feedback reflexivo: ¿Dónde y a qué distancia debes situarte, para realizar el apoyo, con relación al defensor del jugador en posesión del balón?

*

Adversarios condicionados: Oponentes directos, pero que se encuentran condicionados, existiendo algún tipo de norma que limita las posibilidades de actuación, pero que nunca evitarán la posibilidad de obtener éxito.

Figura 8. Ejemplo de ejercicio con adversarios condicionados.


Situación: 3x3 + 2 Porteros.-
Descripción: dos equipos juegan un partido en un espacio reducido (dimensiones del área grande). Los porteros no podrá realizar desplazamientos previos al gesto técnico, no podrán salir de un espacio delimitado por conos y situado en el centro de la portería.-
Objetivo: trabajo de la estirada, blocajes y desvíos laterales. Mejora de la fuerza explosiva del tren inferior.-
Feedback reflexivo: ¿Qué limitaciones tiene el no poder realizar desplazamientos en tu juego defensivo? ¿Puedo disminuir el ángulo de tiro sin salir del área pequeña?

*

Atacantes condicionados: El atacante tendrá alguna norma que deberá cumplir para lograr el objetivo del juego.

Figura 9. Ejemplo de ejercicio con atacantes condicionados.


Situación: 3x 3 + 2 Porteros.-
Descripción: partido, pero con portero condicionado en su ataque, sólo podrá jugar en largo.-
Objetivo: Mejora del pase largo, con la mano o con el pie.-
Feedback reflexivo: ¿Hacia dónde crees más interesante realizar le pase? ¿Hacia que compañero? ¿Cómo influye la velocidad de tu ataque, en la finalización del mismo por parte del equipo?
¿En qué situaciones es conveniente realizar el pase en velocidad?

Con respecto a los atacantes y defensores condicionados, Cárdenas y López (2000) establecen una propuesta sobre los juegos con normas, estableciendo tres tipos:

*

Reglas de prohibición: de obligado cumplimiento, como por ejemplo prohibir al atacante lanzar desde una determinada zona.

Figura 10. Ejemplo de ejercicio con reglas de prohibición.



Situación: 3x3 + 2 Porteros.-
Descripción: partido, pero con portero condicionado en su defensa, no podrá blocar el balón, sólo desviar, rechazar o despejar.-
Objetivo: Mejorar el despeje de puños, el desvío y la prolongación. Mejora de los desplazamientos y posición base.-
Feedback reflexivo: ¿Dónde crees más interesante desviar/despejar el balón? ¿Qué diferencias encuentras al despejar con uno o con dos puños?
¿Qué mano debes utilizar en los despejes y prolongaciones cuando los balones provienen de centros laterales?

*

Reglas que sobrevaloran la aparición de conductas de juego: si el gol es conseguido desde una zona concreta vale 3 puntos, si es conseguido desde otra vale 1.

Figura 11. Ejemplo de ejercicio que sobrevaloran la aparición de determinadas conductas.

Situación: 3x 3 + 2 Porteros.-
Descripción: partido, donde los goles conseguidos desde dentro del área señalada valen tres puntos. -
Objetivo: Incrementar las actuaciones del portero en espacios reducidos, disminuyendo el ángulo de tiro, salidas a los pies, etc…-
Feedback reflexivo: en las salidas a lo pies del atacante con balón, cuando el balón está botando ¿por donde crees que va a lanzar el jugador?
¿y cuando el balón va a ras del cuelo?

*

Reglas que obligan a la utilización de determinados elementos técnico/táctico o al desarrollo de conductas concretas

Figura 12. Ejemplo de ejercicio que obliga a la utilización de determinados elementos técnico-tácticos.


Situación: 3x 3 + 2 Porteros.-
Descripción: partido, pero únicamente se pueden conseguir goles con la cabeza.-
Objetivo: Mejora de la percepción de trayectorias, velocidades y desplazamientos ante centros.
Mejora del juego aéreo. Coordinación entre el portero y defensores a la hora de despejar el balón.-
Feedback reflexivo: ¿En qué lugar de la portería debes colocarte, cuando un atacante va a realizar un centro?
¿Qué te puede impedir blocar un balón?
¿Cuándo debes despejar y cuando crees que debes interceptar los balones aéreos? ¿Qué mano debes utilizar?

Creemos de mayor utilidad el uso de juegos con normas que sobrevaloran la aparición de determinadas conductas, porque de esta manera no obligamos al jugador a realizar ningún tipo de acción concreta, sino que proponemos dicha realización; además el imponer una norma, de alguna manera, supone que el adversario conoce dicha norma y actuará en función a ésta, y por lo tanto será mas difícil conseguir un elevado número de acciones objeto del ejercicio.

4.2. Espacio de juego utilizado

Con respeto a la manipulación del espacio, y dependiendo del objetivo que el entrenador quiera lograr cuando plantea el diseño de una determinada tarea, podrá modificarlo atendiendo a:

1. Tipo de utilización:

1.1. Espacio Libre: espacio a utilizar por los jugadores sin ningún tipo de norma a emplear con respecto al mismo.

Figura 13. Ejemplo de ejercicio con espacio libre.


Situación: 3x 3 + 2 Porteros.-
Descripción: partido 3x3 con dos porteros,
utilizando el espacio de forma libre (según reglamento).

1.2. Espacio Prohibido: espacio que ningún jugador (atacantes y defensores) puede ocupar.

Figura 14. Ejemplo de ejercicio con espacio prohibido


Situación: 3x 3 + 2 Porteros.-
Descripción: juego de 3x3, en el que el espacio gris no puede ser ocupado por ningún jugador.-
Objetivo: incrementar el número de lanzamientos realizados desde posiciones alejadas a portería:
Mejorar de los blocajes, desvíos y prolongaciones en los disparos lejanos. Mejora de los desplazamientos.-
Feedback reflexivo: ¿Dónde crees que debes colocarte en función del ángulo y distancia de tiro?

1.3. Espacio Semiprohibido: espacio que sólo pueden utilizar o los atacantes o los defensores.

Figura 15. Ejemplo de ejercicio con espacio semiprohibido

Situación: 3x3 + 2 Porteros.-
Descripción: Juego de 3x3 en el que los defensores no pueden entrar en el espacio Semiprohibido, facilitando así los centros a portería-
Objetivo: Aumentar el número de centros y por lo tanto mejorar el juego aéreo del portero (blocajes altos, despejes de puños y prolongaciones). Mejora del cálculo de trayectorias. Mejora de la coordinación con la defensa.-
Feedback reflexivo: ¿Hacia donde debes despejar el balón? ¿cual crees que debe ser tu posición inicial
en la portería (primer, segundo o tercer tercio?-
¿Cómo crees que debe ser tu desplazamiento previo a la recepción del balón tras el centro?

1.4. Espacio Condicionado: espacio cuya utilización requiere una determinada acción previa o durante la utilización del mismo.

Figura 16. Ejemplo de ejercicio con espacio condicionado antes de ser utilizado.

Situación: 3x 3 + 2 Porteros.-
Descripción: Se juega un 3x3, pero en el espacio sombreado los atacante únicamente pueden entrar en la realización de una pared, momento en el que los defensores también pueden usarlo.-
Objetivo: mejora del 1x1, en situaciones donde el atacante gana la espalda al defensor.
Trabajo de la cobertura táctica del portero. Trabajo de las salidas a los pies.-
Feedback reflexivo: en este tipo de situaciones (semejantes al fuera de juego)
¿dónde debes situarte cuando el balón esta lejos de portería?

1.4.1. Antes: el atacante sólo puede ocupar el espacio condicionado después de realizar una pared.

1.4.2. Durante: en el espacio condicionado sólo se puede rematar de cabeza.

2. Estructura geométrica utilizada:

2.1. Forma: El entrenador podrá diseñar tareas, en las que los espacios a utilizar dispongan de formas geométricas diferentes: triangulo, cuadrado, rectángulo, círculo, combinaciones…,

Figura 17. Ejemplos de disposiciones geométricas del campo.



Tamaño:

2.1.1. Longitud: delimitado por la distancia entre las porterías.

2.1.1.1. Mínima dificultad: dimensiones amplias, menor frecuencia de lanzamientos, el portero tendrá más tiempo de reacción discriminativo para calcular su posición base, calcular trayectorias, distancias, etc...
2.1.1.2. Máxima dificultad: dimensiones reducidas, mayor frecuencia de lanzamientos, el portero tendrá menos tiempo de reacción discriminativo para calcular su posición base, calcular trayectorias, distancias, etc...

2.1.2. Anchura: delimitado por la distancia entre los postes y la línea de banda.

2.1.2.1. Mínima dificultad: dimensiones amplias, mayor distancia entre el balón y la portería, el portero tendrá mas tiempo de reacción discriminativo, sobre todo para calcular trayectorias en el juego aéreo.
2.1.2.2. Máxima dificultad: dimensiones reducidas, menor distancia entre el balón y la portería, el portero tendrá menos tiempo de reacción discriminativo, sobre todo para calcular trayectorias en el juego aéreo.

Figura 18. Ejemplo de diferentes tamaños del campo.



3. Organización espacial del grupo:

3.1. Simultanea: Cuando todos los jugadores utilizan el mismo espacio a la vez.

3.2. Alternativo: Cuando el espacio es utilizado únicamente por un jugador, una pareja, un trío o un grupo, de forma que primero es utilizado por uno y cuando éste acaba lo utiliza el otro.

Figura 19. Ejemplo de ejercicio con organización del espacio simultánea.


Situación: 1x1 + 2 Porteros neutrales.-
Descripción: varios 1x1, donde el jugador que lleva la posesión del balón intentará marcar gol en alguna portería.-
Objetivo: al incrementar el número de estímulos presentes (los demás compañeros, los otros balones, etc,), se mejoran aspectos relacionados con la percepción de espacios libres, ocupados, velocidades propios y de otros jugadores, etc…, dando lugar a multitud de conductas, como por ejemplo salidas, paradas a lanzamientos lejanos, etc.-
Feedback reflexivo: ¿Hacia que atacante con balón debes prestar mayor atención?

3. Utilización de las porterías

Con respeto a la manipulación de las porterías, y dependiendo del objetivo que el entrenador quiera lograr cuando se plantea el diseño de una determinada tarea, podrá modificarlas atendiendo a:

1.- Tamaño: modificando su altura y anchura.

1.1. Mínima dificultad: dimensiones pequeñas de las porterías, menor posibilidad de éxito para el atacante.
1.2. Máxima dificultad: dimensiones grandes de las porterías, mayor posibilidad de éxito para el atacante.

2.- Número: Utilización de una, dos, tres o más porterías.

2.1. Mínima dificultad: una portería, menor posibilidad de éxito para el atacante.
2.2. Máxima dificultad: dos o más porterías, mayor posibilidad de éxito para el atacante.

Figura 20. Ejemplo de ejercicio modificando el número de porterías

Situación: 3x3 + 1 Portero.-
Descripción: partido de 3x3 +1 portero con dos porterías pequeñas.-
Objetivo: mejorar el desplazamiento en anchura y la estirada.-
Feedback reflexivo: ¿Qué tipo de trayectoria con relación a las porterías es más interesante cada vez que se produce un desplazamiento del balón?

Figura 21. Ejemplo de ejercicio modificando el número de porterías, existiendo tres porterías para un único portero.


Situación: 3x3 + 1 Portero.-
Descripción: partido, de 3x3 + 1 portero con tres porterías, situadas en el centro del campo.-
Objetivo: Mejora del desplazamiento hacia delante y hacia atrás, cambios de ubicación espacial, mejora de desplazamientos curvilíneos, etc.-
Feedback reflexivo: ¿Qué tipo de trayectoria con relación a las porterías es más interesante cada vez que se produce un desplazamiento del balón?

3.- Ubicación: situar la portería dentro del espacio de juego o en los límites del mismo.

Figura 22. Ejemplo de ejercicio con la ubicación de porterías en el límite del terreno de juego.

Situación: 3x3 + 1 Porteros con portería en el límite del espacio.-
Descripción: Juego de 3x3 + 1 portero, donde se sitúan portería pequeñas separadas la una de la otra, se puede conseguir gol, en ambas.-
Objetivo: Mejora de la estirada del portero, la colocación con relación a la ubicación del balón.-
Feedback reflexivo: ¿Dónde crees que debes colocarte con relación al jugador con balón? Figura 23. Ejemplo de ejercicio con la ubicación de porterías dentro del terreno de juego.



Situación: 3x3 + 1 Portero, situando las porterías dentro del espacio.-
Descripción: 3x3 + 1 portero, pudiendo conseguir gol, únicamente por un lado de las porterías.-
Objetivo: Mejora del desplazamiento, antes de la estirada o blocaje mejora de la ubicación espacial.-
Feedback reflexivo: En este tipo de situaciones ¿qué crees más interesante,
desplazarte y realizar la estirada o solamente realizar la estirada?

4.- Funcionalidad: posibilidad diferentes lados de la portería.

Figura 24. Ejemplo de ejercicio manipulando los lados de la portería por donde se puede conseguir gol.


Situación: 3x3 + 1 Portero.-
Descripción: partido de 3x3 + 1 portero, pudiendo conseguir gol por un lado de la portería y por el otro.-
Objetivo: Mejora del desplazamiento en distancias cortas del portero,
así como cambios rápidos de orientación corporal, siguiendo siempre al jugador con balón.-
Feedback reflexivo: ¿Cuál crees que puede ser tu mejor ubicación espacial con relación al jugador con balón?

4.4. Elementos técnico-tácticos

Dependiendo del objetivo que el entrenador quiera lograr cuando se plantea el diseño de una tarea determinada, con respeto a la manipulación de situaciones técnico-tácticas, podrá modificarlas atendiendo a:

1.- Superficie de contacto: Pie, cabeza, un puño, dos puños,

2.- Número de contactos.

2.1. En el juego de ataque:

2.1.1. Mínima dificultad: juego libre de toques o más de 3 toques.
2.1.2. Máxima dificultad: juego a 1 o 2 toques.

2.2. En el juego defensivo:

2.2.1. Mínima dificultad: posibilidad de poder realizar dos o más acciones para blocar el balón.
2.2.2. Máxima dificultad: posibilidad de realizar solamente una acción, por lo que si no consigue blocar el balón no podrá intervenir hasta que otro jugador toque el balón.

2.3. Elementos tácticos: apoyos, ayudas permanentes, cambios de orientación, velocidad en el juego, progresión en el juego, contraataques, temporizaciones…

Figura 25. Ejemplo de ejercicio obligando a realizar acciones técnicos-tácticas.

Situación: 3x 3 + 2 Porteros.-
Descripción: partido, pero después de un robo de balón, siempre es obligatorio jugar con el portero.-
Objetivo: utilización del juego del portero en la construcción del ataque. Trabajo del juego con el pie del portero en situaciones comprometidas.-
Feedback reflexivo: ¿Cómo debes apoyar al jugador con balón?
¿Cómo debes actuar ante situaciones donde no puedes blocar el balón con las manos?


4.5. Tiempo de juego

1.- Límite temporal para desarrollar una acción concreta en ataque, y tiempo de percepción del estímulo en defensa.


- Mínima dificultad: dispone de 4 a 6 segundos reglamentarios para realizar el pase (mano o pie).

- Máxima dificultad: menos de 4 segundos para realizar el pase (mano o pie).


5. Conclusión

El proceso de enseñanza aprendizaje del puesto específico del portero quizás sea la parcela más olvidada en el del deporte del fútbol. Algunas de las razones que han llevado a este vacío pueden ser la especialización y por lo tanto el trabajo diferenciado que necesita, los conocimientos más amplios que requiere su preparación, la falta de tiempo en los entrenamientos, y en general, el desconocimiento del puesto, de su entrenamiento y sobre todo de su planificación.

Sin embargo, como cualquier deportista, el portero necesita de una planificación, tanto a corto plazo como a medio y largo plazo. El proceso de formación de un guardameta, no es un trabajo de poco tiempo, al contrario, es la sucesión de una tarea diaria, no improvisada con la búsqueda de unos objetivos concretos y específicos.

La asimilación de la teoría individual y colectiva es en la práctica muy compleja para un portero de fútbol, así como la adquisición de la mayoría de los gestos técnicos. Por eso si no se realiza un trabajo específico con el portero, será difícil desarrollar sus cualidades; y más en la actualidad donde la función específica del guardameta ha adquirido una dimensión mucho más amplia, debido principalmente a las nuevas disposiciones reglamentarias y a los distintos comportamientos tácticos, que hacen más exigente su preparación.

Si su cometido durante el partido es mayor, su nivel de exigencia y preparación en el entrenamiento diario deberá ser proporcional, realizando todo tipo de ejercicios de adaptación constante de métodos de trabajo (acrobacia, circuitos, acciones técnicas compuestas...) que permitirán desarrollar íntegramente o por separado las distintas cualidades del portero moderno.

Si se entrena en situaciones en las cuales el portero nada puede hacer no habrá nada que aprender. Normalmente esto es lo que sucede con los tiros a puerta que se realizan en muchos entrenamientos. Por ello, los entrenadores debemos tener en cuenta que:

"EL PORTERO RECIBE LA IMPORTANCIA QUE LE DAMOS, PERO SÓLO TIENE LA QUE LE DEDICAMOS"


Bibliografía



- Águila, C. (2000). Consideraciones metodológicas para la enseñanza de los deportes colectivos en edad escolar. Lecturas: EF y Deportes. Revista Digital. [En línea]. Año 4 Nº 20. Disponible en http//:www.efdeportes.com/efd20/conside.htm. [2002, noviembre 23].


- Antón, J. et al. (1989). Entrenamiento deportivo en la edad escolar. Málaga: Unisport.


- Blázquez, D. (1995). La iniciación deportiva y el deporte escolar. Madrid: INDE.


- Cárdenas, D. (1999). Proyecto Docente de la Asignatura Baloncesto de la FCCAFD. Universidad de Granada. Sin publicar


- Cárdenas D y López, M. (2000) El aprendizaje de los deportes colectivos a través de los juegos de normas. Habilidad Motriz, 15, 22-29.


- Castejón, F.J. (1995). Fundamentos de iniciación deportiva y actividades físicas organizadas. Madrid: Dykinson.


- Castellano, J. (2000). Observación y análisis de la acción de juego en el fútbol. Tesis doctoral Universidad del País Vasco


- Conde, J.L. Y Delgado, M. (2000). La iniciación deportiva. En D. Cárdenas (2000) El entrenamiento integrado de las habilidades visuales en la iniciación deportiva. Málaga: Ediciones Aljibe.


- Cruz, J., Boixadós, M., Torregrosa, M. y Mimbrero, J. (1996). ¿Existe un deporte educativo? Papel de las competiciones deportivas en el proceso de socialización del niño. Revista de Psicología del Deporte. 9-10, 111-132.


- Delgado, M.A. (1990). Los estilos de enseñanza en Educación Física. Granada: Servicio de publicaciones de la Universidad de Granada.


- Delgado, M. (1995). Entrenamiento de las Cualidades Físicas Básicas. Proyecto Docente. Universidad de Granada. (Inédito).


- Feu, S. (2001). Criterios metodológicos para una iniciación deportiva educativa: una aplicación al balonmano. Lecturas: EF y Deportes. Revista Digital. [En línea]. Año 6 Nº 31. Disponible en http//:www.efdeportes.com/efd31/balonm.htm. [2001, marzo 19].


- Fradua, L y Pintor, D (1995). Sistemas de juego en la iniciación al fútbol. Revista de educación física, 60, 25-31.


- Fraile, A. (1997). Reflexiones sobre la presencia del deporte en la escuela. Revista de Educación Física, 66, 5-10.


- Gimenéz, F. y Sáenz-López, P. (1999). Principios metodológicos de la Educación Física. Actas del XVII Congreso Nacional de Educación Física, 249-263. Huelva: Universidad de Huelva.


- Gutierrez, A. (1998). El deporte como medio educativo. En el Libro de actas del XVI Congreso Nacional de Educación Física, 211-215. Badajoz: Universidad de Extremadura.


- Hernández, J. (1987). Estudio sobre el análisis de la acción de juego en los deportes de equipo: Su aplicación al baloncesto. Tesis Doctoral. Universidad de Barcelona.


- Hernández, J. (1994) Fundamentos del deporte: análisis de la estructura del juego deportivo. Madrid: INDE


- Hernández, J. (1998).Hacia la construcción de un mapa de la acción estratégica motriz en el deporte. Revista de Entrenamiento Deportivo. Tomo XII, nº1, 5-12


- Hernández, J., Castro, U., Gil, G., Cruz, H., Guerra, G., Quiroga, M., Rodríguez, JUL. (2001) La iniciación a los deportes de equipo de cooperación/oposición desde la estructura y dinámica de la acción del juego: un nuevo enfoque. Lecturas: EF y Deportes. Revista Digital. [en línea]. Año 6, Nº 33. Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd0/b-prax.htm [2000, Octubre 12]


- Hernández, J., Castro, U., Gil, G., Guerra, G., Quiroga, M. y Rodríguez, J.P. (2000) La iniciación a los deportes desde su estructura y dinámica. Aplicación a la Educación Física Escolar y al Entrenamiento Deportivo. Madrid: INDE.


- Hernández, J., Jiménez, F. (2000) Los contenidos en la educación física escolar desde la praxiología motriz (I). Lecturas: EF y Deportes. Revista Digital. [en línea]. Año 5, Nº 19. Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd19a/prax1.htm [2000, Octubre 12]


- Hernández, J., Jiménez, F. (2000) Los contenidos en la educación física escolar desde la praxiología motriz (II). Lecturas: EF y Deportes. Revista Digital. [en línea]. Año 5, Nº 19. Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd20/prax2.htm [2000, Octubre 12]


- López, J. (2002). 1380 Juegos globales para el entrenamiento de la técnica. Sevilla: Wanceulen.


- Lozano, F.J. (2001). Papel de la Psicología de la actividad física y el deporte en la iniciación deportiva. En T. Pelegrín y E.J. Garcés de la Fallos (coord.) Encuentro profesional de Psicología del deporte (45-66). Murcia: Ayuntamiento de Beniel


- Oña, A. (1994). Comportamiento Motor. Bases psicológicas del movimiento humano. Granada: Servicio de publicaciones de la Universidad de Granada.


- Ortega, E y Sainz de Baranda, P. (2002). Propuesta metodológica para las tareas en la iniciación deportiva. Un caso práctico: el fútbol. Lecturas: EF y Deportes. Revista Digital. [En línea]. Año 8 Nº 54. Disponible en http//:www.efdeportes.com/efd54/metod.htm. [2003, enero 19].


- Ortega, E. Cárdenas, D. y Velasco, L. (1999). Análisis de algunos aspectos de la acción y participación de los jugadores en etapas de iniciación, en el juego del baloncesto, en relación con la posesión del balón. En M. Díaz, P. Saénz-López y J. Tierra (coord.) Libro de Actas del XVII Congreso Nacional de Educación Física: Huelva: Universidad de Huelva.


- Ortega, E., Piñar, M.I., Alarcón, F y Cárdenas, D. (2002). Propuesta del número de jugadores que deben componer un equipo de baloncesto de categoría de formación. En. M. Hernández, E. Navarro y A. Lorenzo (coord.) Libro de Comunicaciones y resúmenes del II Congreso de Ciencias del deporte. Madrid: M. Hernández, E. Navarro y A. Lorenzo.


- Pierón, M. (1989). Didáctica de las actividades físicas y deportivas. Madrid: Gymnos.


- Pila, A. (1988). Educación físico-deportiva. Madrid: Pila Teleña.


- Pintor, D. (1987). Apuntes de la asignatura: Baloncesto II. Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Universidad de Granada. Inéditos.


- Pintor, D. (1997). Apuntes de la asignatura: Baloncesto II. Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Universidad de Granada. Inéditos.


- Sainz de Baranda, P y Ortega, E. (2002). Estudio comparativo de las acciones realizadas por los porteros de fútbol participantes en el mundial de Francia'98 vs Eurocopa 2000. Lecturas: EF y Deportes. Revista Digital. [En línea]. Año 8 Nº49. Disponible en http//:www.efdeportes.com/efd49/francia.htm. [2003, enero 19].


- Sainz de Baranda, P. (2002). Eurocopa 2000: Análisis del portero. El entrenador español de fútbol, 2ª Época, 93, 47-57.


- Sánchez Bañuelos, F. (1986). Bases para una didáctica de la E.F. y el deporte. Madrid: Gymnos.


- Seybold, A.M. (1976). Principios Didácticos en la Educación Física. Buenos Aires: Kapelusz.



Fuente:

- efdeportes.com

La toma de decisiones

Uno de los elementos más diferenciadores entre los porteros, es sin duda alguna, la toma de decisiones.

Una vez conseguido un nivel táctico, técnico y físico adecuado, lo que diferencia a un portero de otro es el aspecto psicológico, el más difícil de trabajar.

Dentro de los aspectos psicológicos, el que mayor fuerza tiene en un portero es la toma de decisiones. Una buena decisión puede hacerte el mejor jugador del partido o el protagonista de la derrota de tu equipo.

Según Urcola Tellería, J.L (2003) la toma de decisiones la forman 3 elementos: el riesgo, la información y la personalidad.


En cuanto al riesgo, podemos decir que en el caso del portero este suele ser muy elevado en todos los casos ya que un error puede ser crucial en el resultado del partido. Cuanto más riesgo exista más difícil será la toma de decisiones, y la repidez deberá ser mayor.


La información es vital. El portero deber saber analizar la jugada tratando de conocer lo más posible su entorno. La posición de los jugadores que pueden participar en la jugada deberá ser conocida por el portero, y tratar de intuir el próximo movimiento de éstos y del esférico. Además, el conocimiento de las cualidades de los adversarios es un factor muy importante para prever su comportamiento ante una pena máxima, una jugada de 1x1 o simplemente en una jugada de ataque. Éste factor es el más modificable y mejorable de los tres citados.

La personalidad es el factor menos modificable. Éste es en gran meida el que hace toma una buena o mala decisión ya que las variables a tener en cuenta para la toma de decisiones puede ser cuasi-infinitas.

Por tanto, en el aspecto en el que más tendremos que incidir los entrenadores de porteros y los porteros será el de sensibilizar sobre el factor INFORMACIÓN.

Video: Peter Schmeichel

Principios báscios del aprendizaje


Para aprender basta con 3 elementos: querer, poder y saber (Urcola 2003). Ese es el trinomio sobre el que descansa todo proceso de aprendizaje.Por una parte el portero debe querer mejorar, querer aprender y confiar en quien tiene delante, el entrenador de porteros. Debe conocer bien al entrenador de porteros que tiene delante y éste debe darse a conocer.

El poder lo determina la condición física y psicológica, difícilmente se podrá mejorar sin tener un buen estado físico. El portero debe ser inteligente y listo. Después de cada sesión de entrenamiento es aconsejable que el portero recuerde las instrucciones y el motivo de los ejercicios realizados con el fin de que los conceptos se le fijen lo mejor y más rápido posible. Un buen método de mejorar el razonamiento es la realización de preguntas por el parte del entrenador de porteros en las fases introductorias con el fin de que el portero encuentre un motivo razonable del movimiento o gesto descrito.

Si el portero sabe lo que está realizando seguramente lo aprenderá o lo mejorará más rápidamente. Como ya he comentado en el párrafo anterior las preguntas aleatorias son un muy buen método y darles un artículo relacionado con lo trabajado también es un ejemplo muy sencillo de que el portero sepa más.

Cech con casco

Extraído de Elpais.com:

Los médicos dijeron a Peter Cech, de 24 años, que tenía dos opciones: o esperarse tres años para que terminara de cicatrizar completamente su fractura en el cráneo o jugar todo ese tiempo con una protección en la cabeza. Lógicamente, el portero checo del Chelsea empezó a entrenarse hace dos meses con un casco de neopreno. Éste incluye una placa metálica que protege justo el punto del cráneo que se le quebró en octubre pasado, cuando, en una salida a ras del suelo, Hunt, del Reading, le golpeó con la rodilla.

"Los especialistas me han permitido entrenarme al ciento por ciento", explicó estos días Cech. "A menos que ocurra algo inesperado, espero obtener el permiso oficial para jugar partidos". Un permiso que será concedido por la federación inglesa siempre que el material del que está hecho el casco no constituya ningún peligro ni para el jugador ni para los rivales, advierte López Nieto, ex árbitro internacional.

El material, neopreno, es el mismo que utilizan los jugadores de rugby, sobre todo los delanteros, para evitar el daño que sufren las orejas en los placajes y en las melés. "No voy a tener miedo ni me limita en nada", añadió Cech; "los entrenamientos confirman que no tengo nada que temer".

"Legalmente, vamos a ver si se lo permiten", objeta el médico del Valencia, Antonio Giner; "el casco lo altera todo, sobre todo la visibilidad. Y otra cosa es ver cómo le entran los contrarios: si van a tener miedo de dañarle o no". "La limitación para él va a existir, sobre todo de visibilidad", abunda Emilio Álvarez, preparador de porteros del Valencia; "la chichonera es un objeto extraño en tu cuerpo, pero el ser humano tiene una gran capacidad de adaptación".

A Ablanedo, ex portero del Sporting, le parece una buena idea el casco de Cech, si bien "tendrá que olvidarse de que lo lleva y superar los problemas de concentración". "Hay cosas que van apareciendo", agrega Andoni Zubizarreta, ex guardameta del Athletic, el Barça y el Valencia; "no me parece ni bien ni mal. Es una novedad como la que en su día supuso que el centrocampista holandés Davids jugase con gafas".

Abierto el debate sobre la seguridad de los arqueros ante las entradas de los jugadores de campo, que tienden cada vez más a dejar la pierna por si el árbitro pita penalti, algunos porteros se tomaron a guasa la posibilidad de actuar con un casco. "No me lo imagino", dijo hace unos meses Abel, nuevo técnico del Levante y el guardameta de la Liga con mejor promedio de goles recibidos en una temporada: 0,51 en 1991. "Tendría que ser muy flexible", agregó. "Lo de jugar con casco ni lo contemplo", insistió Frey, portero francés del Fiorentina, que sufrió una rotura de ligamentos de rodilla al chocar con Zalayeta.

Hoy, sin embargo, la realidad se impone. Y la necesidad para que uno de los mejores arqueros del mundo pueda continuar su carrera. Cech pretende volver a participar con los blues la próxima semana: en la vuelta de las semifinales de la Copa Carling ante el Wycombe. Su entrenador, José Mourinho, lo necesita. La lesión del checo ha contribuido a que el Manchester United se haya escapado a seis puntos en la Liga. Su sustituto, el portugués Hilario, que ha suplido a su vez la baja del segundo portero, el italiano Cudicini, también lesionado, no transmite la seguridad de Cech.

Así que "a viejos problemas, nuevas soluciones", concluye Zubizarreta.