En 'EdP' Gorka Repáraz trata de mostrar los aspectos más relevantes del mundo de los porteros de fútbol. Con una perspectiva didáctica, se tratarán temas como la técnica, táctica, psicología y la metodología. Incluyendo aspectos tan visuales como videos, frases y fotos de los mejores porteros del mundo.

Casillas puede igualar el record de Arconada

El portero internacional del Real Madrid, Iker Casillas, podría igualar este miércoles, si juega el partido contra Islandia de clasificación para la Eurocopa de 2008, la marca de 68 partidos disputados por Luis Miguel Arconada con la selección española. Casillas, de 25 años, debutó con la selección española el 3 de junio 2000 en Goteborg en un partido amistoso ante Suecia que terminó con empate a un gol, mientras que el pasado sábado jugó contra Dinamarca su partido 67.

En ese encuentro, el madridista superó la marca de otro histórico como Míchel, y el miércoles podría igualar a Arconada y acercarse a los 69 partidos de otro de los futbolistas míticos de nuestro fútbol como Butragueño. Casillas, en estos momentos el octavo jugador con más partidos disputados con España, tendría aún después a otros cinco futbolista cuya marca sería muy complicada de superar como Gordillo (75), Camacho (81), Hierro (89), Raúl (102) y Zubizarreta (126), el jugador con más partidos y que sería ya también el único portero que le aventaja.

El madrileño ha participado ya en dos Eurocopas (2000 y 2004) y otros tantos mundiales (2002 y 2006) y en total ha ganado 41, con 18 empates y sólo ocho derrotas, habiendo encajado 42 goles. Por su parte, Arconada, nacido en San Sebastián el 26 de junio de 1954, debutó con España el 27 de marzo de 1977, en un España-Hungría, también amistoso, en Alicante que terminó igualmente con 1-1 y jugó su último partido el 30 de abril de 1985 en Gales (3-0). En total, 68 partidos, con 27 victorias, 23 empates, y 18 derrotas y dos mundiales (1978 y 1982) y también otras tantas eurocopas, en 1980 y 1984.

Los jugadores españoles con más partidos son: Zubizarreta (126), Raúl (102), Hierro (89), Camacho (81), Gordillo (75), Butragueño (69), Arconada (68), Casillas (67), Míchel (66), Luis Enrique Y Nadal (62).

Vía: El País

Puedes leer la entrevista de Marca a Iker Casillas aquí.

Clinic Osasuna'06 (PARTE II por J. Ochoa)

El calentamiento (I)

El calentamiento es la fase preparatoria a la actividad física que el portero va a desarrollar a posteriori y que se hará aumentando progresivamente el ritmo y dificultad de ejercicios. Debemos diferenciar dos tipos de calentamientos: el anterior al entrenamiento y el preparatorio del partido.

1. Calentamiento para entrenar.

Este debe contemplar aspectos generales. Se pueden utilizar juegos que servirán para poner en funcionamiento el cuerpo y, en general será más largo que el del partido. Debe tener un componente de desgaste físico.

2. Calentamiento pre-partido.

Este no deberá desgastar al jugador, por lo que deberá tener momentos cortos de descanso. No será muy largo y se concentrará en preparar las articulaciones, paquetes musculares principales y psicológicamente al portero.

Deberá aglutinar una resumen de acciones que el portero realizará durante el partido. Y, como no, consistirá en hacer los ejercicios que el portero más desee, a convenir con el entrenador de porteros.

En la parte II se describirá más detalladamente el patrón de calentamiento a seguir.

Resultados de la encuesta


Los resultados de la encuesta muestran claramente que el aspecto que más diferencia a un portero es la toma de decisiones.

Para saber más puedes leer este artículo.

Situaciones tácticas en el entrenamiento del portero (Por Luis Llopis y Pilar Sainz de Baranda)

Luis Llopis Portugal es actualmente entrenador de porteros del Real Madrid C.F., aunque anteriormente también desempeñó esta función en la Real Sociedad S.A.D., en el Real Unión de Irún, en la Federación Guipuzcuana y en el C.D. Hernani

Pilar Sainz de Baranda Andújar es Doctora en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y, actualmente, profesora de la Universidad Católica San Antonio de Murcia, impartiendo docencia en la Facultad de Ciencias del Deporte y de la Actividad Física, de la Asignatura Fundamentos de los Deportes I en la especialidad de Fútbol

1. INTRODUCCIÓN.

Durante las últimas décadas, el entrenamiento del fútbol y en especial el entrenamiento del portero, se ha movido dentro de los cauces que ha marcado el aprendizaje de las habilidades técnicas, prestando una excesiva atención a la técnica deportiva al ser considerada como un factor fundamental del rendimiento y, sobre todo, por la influencia que el entrenamiento de los deportes colectivos ha tenido de los deportes individuales (Giménez y Saénz-López, 1999).

Sin embargo, en los últimos años en el fútbol se aprecia una corriente de autores que atribuyen a la táctica el papel principal en la enseñanza del juego (Garganta y Pinto, 1997; Pacheco, 2004; Sainz de Baranda y cols., 2003, 2005; Wein, 1995), y que se materializa en la capacidad que el jugador revela en la toma de decisiones frente a los problemas o situaciones que se le plantean en el juego (Ardá y Casal, 2003).

En este sentido, en el entrenamiento del portero, se deberá desarrollar la inteligencia de juego, “saber leer el juego” significa que el portero perciba todas las posibilidades que en la competición pueden aparecer. Lo que supone, a su vez, que el portero aprenda a pensar colectivamente. Hay que tener en cuenta, que el talento no tiene que ver con la técnica “aislada” sino con la interpretación de todas las acciones que hay que desarrollar sobre el campo, con la capacidad de ver la mejor solución a cada problema planteado y finalmente con la ejecución (Llopis, 2005).

Por ello, para que la comunicación y, en definitiva, las relaciones que se establecen entre compañeros y adversarios, favorezcan la labor de conjunción de equipo y se desarrollen en su mayor grado, será necesario que las situaciones de entrenamiento faciliten una serie de respuestas a problemas dados en el juego, que permitan al portero una rápida interpretación cuando dichos estímulos aparezcan o se den en la competición.

Así, el desarrollo de situaciones tácticas en el entrenamiento del portero ayudará a enseñar las acciones técnico-tácticas, dentro de un espacio y tiempo adecuados, de manera contextualizada en el juego, de modo que se utilice el por qué y para qué de ese cuando (Lillo, 2000).

2. OBJETIVOS DEL ENTRENAMIENTO.

- Ayudar a que el portero conozca todas las opciones que se pueden dar en competición.

- Ayudar a que el portero relacione el conocimiento del juego con la toma de decisiones.

- Aumentar la concentración mental del portero en el seguimiento del juego.
Desarrollar en el portero la capacidad de anticipación.

3. PROGRESIÓN EN LA SESIÓN DE ENTRENAMIENTO.

Para mejorar los objetivos y contenidos técnico-tácticos en las sesiones de entrenamiento se establece una progresión de tres fases: analítica, mixta y global.

Esta es una progresión que va de las situaciones más simplificadas (método analítico), pasando por un estadío intermedio de situaciones un poco más complejas que las anteriores (método mixto), hasta llegar a situaciones de juego que son muy parecidas a la realidad de las acciones que se llevan a cabo en un partido de fútbol (método global).


A. ANALÍTICA: Estos ejercicios se utilizarán durante las sesiones del entrenamiento del portero, para la automatización del gesto técnico. Se trata de una actividad realizada con o sin balón en la que no existe ningún tipo de oposición, y que plantea de forma más simple el aspecto del juego que se pretende mejorar.

B. MIXTA: Estos ejercicios se utilizarán durante las sesiones del entrenamiento del portero, para la automatización del gesto técnico contextualizado (referencia con la portería). Se trata de una actividad realizada con balón en la que ya existe colaboración-oposición, y que plantea de forma más compleja el aspecto del juego que se pretende mejorar, creando situaciones de toma de decisión.

C. GLOBAL: Son situaciones de juego con balón en el que se manifiestan situaciones similares a las de la competición (compañeros y adversarios).

Además, para diseñar una situación próxima a la realidad del juego se deben tener en cuenta factores tan importantes como la edad de los jugadores y porteros, el nivel que presentan, los objetivos de la etapa en que se encuentran, o el nivel específico respecto al objetivo de trabajo a desarrollar. Según estos factores se pueden diseñar situaciones con distintos niveles de dificultad: con o sin oposición, con igualdad, superioridad o inferioridad numérica, etc; lo que modificará la dificultad del ejercicio en función de los estímulos que tenga que percibir el portero y la complejidad de la toma de decisión (número de estímulos, tiempo para percibir, etc).

Con la utilización de las diferentes metodologías, el portero experimentará a través de las situaciones un proceso de aprendizaje que aportará los siguientes beneficios:
Un conocimiento teórico y práctico del juego.

Una valoración de las acciones técnico-tácticas realizadas durante el juego.
Una rectificación y perfeccionamiento de las acciones al realizar nuevamente el juego.

4. EJEMPLOS DE EJERCICIOS.

Los diferentes ejercicios que se proponen son un ejemplo de cómo se puede progresar en el trabajo de los diferentes contenidos del portero, que en este caso serán:

Salida orientación ofensiva (analítico 1, mixto 1, mixto 2, mixto 3, mixto 4, mixto 5), juego de pie (analítico 3, global 2).

Anticipación en el pase entre líneas (mixto 1, mixto 3), reducción en el ángulo de tiro (mixto 1, mixto 2, mixto 4, mixto 5, global 1).

Repliegue a portería (mixto 1, mixto 2, mixto 4, mixto 5, global 3).


5. BIBLIOGRAFÍA.

  • Ardá, T. y Casal, C. (2003). Metodología de la enseñanza del fútbol. Barcelona: Paidotribo.

  • Giménez, F. J. y Sáenz-López, P. (1999). Aspectos teóricos y prácticos de la iniciación al baloncesto. Huelva: Diputación de Huelva.

  • Garganta, J. y Pinto, J. (1997). La enseñanza del fútbol. En A. Graca y J. Oliveira (Coords.) La enseñanza de los juegos deportivos (97-138). Barcelona: Paidotribo.

  • Lillo, J.M. (2000). Consideraciones de aplicación al entrenamiento de la táctica. Training Fútbol, 47.

  • Llopis, L. (2005). Evolución en el entrenamiento del portero. Training Fútbol, 113, 22-31.

  • Pacheco, R. (2004). La enseñanza y el entrenamiento del fútbol 7. Un juego de iniciación al fútbol 11. Barcelona: Paidotribo.

  • Sainz de Baranda Andújar, P. Ortega, E. y Martínez, J.A. (2003) Metodología global para el entrenamiento del portero en el fútbol base. Lecturas: Educación Física y Deportes. 62, extraído el 1 de Diciembre, 2004 de http://www.efdeportes.com/efd62/portero.htm.

  • Sainz de Baranda Andújar, P, Llopis, L. y Ortega, E. (2005). Metodología global para el entrenamiento del portero de fútbol. Sevilla: Wanceulen.

  • Wein, H. (1995). Fútbol a la medida del niño. Madrid: Real Federación Española de Fútbol.


















Un gol de Palop salva al campeón

El Sevilla FC, vigente campeón de la Copa de la UEFA, escribió todo un guión de suspense, con gol del portero Andrés Palop que forzó la prórroga en la última jugada, y se metió en los cuartos de final del torneo tras superar por 2-3 al Shakhtar Donetsk ucraniano en un partido que siempre dominó. El 2-2 con el que acabó el choque de ida disputado hace una semana en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán creó incertidumbres en esta ronda de octavos, ya que a los sevillanos sólo les valía ganar o empatar por más de dos tantos.

El Sevilla lo tuvo todo perdido cuando el rival se puso con 2-1 en la recta final del choque, pero el conjunto español demostró que es uno de los que mejor forma tienen actualmente en Europa y que confía en sus posibilidades. Muy claro lo tuvieron. Había que ganar y no esperaron ni un minuto para ver la disposición del rival. Las ocasiones de poner el 0-1 y la eliminatoria a favor se sucedieron, y antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora los de Juande Ramos ya se habían puesto tres veces de gol ante un inseguro meta local Bohdan Shust.

Los brasileños Adriano Correia y Daniel Alves y el goleador malí Frederic Kanouté le pusieron el miedo en el cuerpo a los treinta mil ucranianos que abarrotaron el estadio Central de Donetsk con la ilusión de ver a su equipo clasificarse para los cuartos. El italiano Enzo Maresca y el danés Christian Poulsen fueron los dueños del centro del campo, donde siempre superaron a los brasileños Fernandinho y Matuzalem, mientras que la defensa sevillista también estuvo solvente ante los escasos avances de un adversario que tuvo claro que el empate a cero le era suficiente.

La aplastante superioridad se mantuvo hasta el descanso sin que las oportunidades de marcar decayeran, y así Maresca, con un remate fuerte que el meta desvió con la ayuda de un poste, el propio italiano con un tiro ajustadísimo al larguero, el brasileño Luis Fabiano o Kanouté no pusieron el 0-1 de milagro.

Llegan los goles

Tras la primera parte quedó la sensación de que al Sevilla se le habían ido demasiadas ocasiones ante un Shakhtar conformista y que, como sucedió el pasado domingo en Tarragona ante el Nàstic, el partido se podía ir en cualquier jugada puntual o aislada de rival. Mucho tuvo que decirle a sus jugadores en el vestuario el técnico rumano Mircea Lucescu, porque su equipo salió con otra disposición, hasta el punto de que a los cuatro minutos de la reanudación Matuzalem, en una postura acrobática, sorprendió al hasta ahora inédito Andrés Palop y puso el 1-0.

Mal se le puso la eliminatoria al conjunto andaluz, pero Maresca logró el empate muy poco después y volvió a meter a su equipo plenamente en la lucha por pasar a la siguiente ronda. El tanto del sevillista hizo que al equipo local le volvieran algo de dudas, por lo que los de Juande llevaron el peso del juego y ahora con el uruguayo Ernesto Chevantón y Antonio Puerta para reforzar el poder ofensivo.

Lucescu también sacó a un jugador creativo, como el brasileño Elano, para buscar contragolpes y eso impidió que el Sevilla tuviera el mismo empuje que en la primera parte. La fase final del equipo español fue un quiero y no puedo en busca de su segundo tanto, pero éste llegó del lado local, algo que no varió mucho la situación, porque al Sevilla le seguía valiendo el tanto, aunque ahora fuera para forzar la prórroga.

Palop obra el milagro


El milagro llegó de la cabeza de Palop, quien en el minuto 94 de partido subió a la desesperada a rematar un córner que sirvió Daniel Alves y puso el 2-2 que igualaba la eliminatoria. El valenciano permitió a los suyos disputar treinta minutos en los que siguió como dominador de la situación, pero ya con las ideas más perdidas por la falta de fuerzas, algo que no impidió a Chevantón, al borde de que acabara la primera parte de la prórroga, poner el 3-2.

En los últimos quince minutos los sevillistas jugaron con el factor de goles a favor y el Shakhtar con la obligación de hacer dos, lo que ya fue un mundo para los ucranianos.
Vía: Marca

Video: Jens Lehmann

Aprendizaje activo

En la mayoría de los casos los entrenamientos suelen regirse por tareas rutinarias que el portero realiza con una mecánica, más bien robótica.

Por tanto, se debe evitar el embotamiento y la falta de reflexión por parte del portero. Para ello existen varias técnicas. Pero antes de ponerlas en práctica el entrenador/ profesor deberá tomar conciencia de la situación y organizar su nuevo método de entrenamiento. Eso si, las técnicas de aprendizaje activo deben ser complementarias al ejercicio, nunca suplementarias. Esto significa que se deberá mantener un buen ritmo de entrenamiento y atención por parte de los porteros.

Entre esas técnicas tenemos la del feedback reflexivo (Ortega, Llopis, Sainz de Baranda 2006) y los artículos de reflexión.

El primero, como bien se explica en el libro Metodología global para el entrenamiento del portero, consiste en lanzar preguntas puntuales al portero para que éste, tras una breve reflexión conteste de manera consciente.

El segundo de los métodos lo emprendí en mi segundo año como entrenador de porteros. Consiste en enviar un artículo de lectura ligera y reflexiva. Bien puede tener que ver con el entrenamiento realizado o con alguna cuestión difícil de entrenar, como el aspecto psicológico. Esta lectura será comentada en el calentamiento de la siguiente sesión de entrenamiento. Un momento óptimo puede ser mientras se estira, así sería una tarea complementaria y no sustitutiva.

Es recomendable que al final del entrenamiento se haga una breve síntesis de lo realizado durante la sesión, lanzando preguntas y recordando detalles significativos.

Posición básica

La posición básica le permite al portero estar preparado para una acción inmediata o próxima. Se describe así:

- El tren superior se inclinará levemente hacia adelante.
- Los brazos estarán un poco separados del cuerpo con las manos delante del tronco.
- Las piernas semiflexionadas. Para bajar el centro de gravedad y ganar estabilidad y capacidad de reacción.
- Los pies no apoyarán toda la planta sobre la superficie de juego.
- Los pies se colocarán en la vertical de los hombros aproximadamente.
- Las rodillas estarán fuera de la vertical formada por los pies.

Es importante que el cuerpo no esté muy agachado ya que se perdería capacidad de alcance en los balones altos.

El entrenador especialista de porteros I y II

En este caso, en lugar de recomendar libros, quiero presentaros dos videos. Su autor, Luis Llopis, actualmente entrenando en el Real Madrid.

Triste final en Valencia




Desde 'EdP' queremos llamar al sentido común y erradicar las situaciones que se están dando en el fútbol. No a la violencia.




Imágenes como éstas deben desaparecer por completo del panorama deportivo y jugar dentro de unos límites civiles.



Video: Santi Cañizares

Angulos de ataque

Los ataques se pueden realizar de varias maneras, contraataque, ataque y ataque estático. Pero éstos a su vez podemos desglosarlos en varios tipos de ataques según el ángulo que formen con la meta. ¿De qué nos sirve esto? Para tomar decisiones, que al fin y al cabo es una de las variables más importantes a la hora de calcular el grado de efectividad de un guardameta.

Los ángulos se pueden dividir en varios, siempre a lo ancho del campo:


Estos ángulos sirven para tomar la decisión de la posición táctica del portero a la hora de reducir ángulos.

Así, la delimitación de estas zonas (siempre relativas), favorecerán las intervenciones del portero. Primeramente tenemos la zona verde, que significa de directa actuación del portero debido a que el ángulo de disparo es amplio, por tanto, gran probabilidad de acierto del contrario. Esto hace que el portero deba reducir el ángulo. En cambio, la zona roja, es una zona de poco ángulos, siendo muy complicado el acierto del delantero en un ataque, por tanto, poca necesidad de reducir ángulo de portería.

Por último, existe la zona de incertidumbre, en el que el ángulo a pesar de no ser muy amplio se tendrán que tomar en cuenta otras variables para reducir ángulo por parte del portero (dicho de otra manera, achicar espacio). Las variables en concreto, pueden ser la pierna de lanzamiento, velocidad del oponente etc.

A pesar de definir en este artículo las zonas, es necesario presentar unas variables que también influirán en todas las zonas para la correcta colocación táctica del portero. Éstas son: número y ubicación de oponentes, número y ubicación de compañeros, distancia respecto a la portería, habilidades y cualidades físicas del portero etc.

Para cualquier duda o aclaración escribrid comentario.

Evolución en el entrenamiento del portero (por Luis Llopis)

El Fútbol como actividad cognitiva, debe pretender el desarrollo de la percepción y decisión, pero después el jugador ha de ejecutar. Para hacerlo bien, necesita la técnica, pero no la técnica descontextualizada.

Para elegir correctamente la técnica y hacerlo dentro de un espacio y un tiempo adecuados, esta debe ser enseñada en el juego (Lillo, 2000), de modo que el jugador la utilice sabiendo el porqué y para qué. Nos estamos refiriendo a la capacidad o estructura coordinativa de este deporte, la cual debe desarrollarse en constante coordinación con la estructura condicional necesaria y sobre todo con la estructura cognitiva o perceptiva y decisional (Seirulo, 1999).

Esta concepción del entrenamiento tiene como punto de partida una idea del fútbol considerada como un juego, en el cual los problemas fundamentales planteados a los jugadores son, por una parte la adaptación de sus conductas a una relación de oposición (jugar contra adversarios), y por otra la adaptación de sus conductas a una relación de colaboración (jugar con los compañeros) (Mombaerts, 1998).

Desde esta definición adquiere valor todo lo relativo a la interpretación del juego, la llamada inteligencia de juego. Es decir, en la mayoría de situaciones de un partido el portero debe percibir lo que ocurre a su alrededor para decidir la mejor solución y ejecutarla con éxito. Cuanto más inteligente sea el comportamiento de juego más alto será el rendimiento del portero en el ámbito táctico. El guardameta aprende en la competición por la confrontación activa y exploratoria con el entorno.

Desarrollar la inteligencia de juego, saber leer el juego significa que el portero percibe todas las posibilidades de juego que existen alrededor suyo. Esto supone a su vez, que este jugador haya aprendido a pensar colectivamente

Ahora bien, para que la comunicación y, en definitiva, las relaciones que se establezcan entre compañeros y contra los contrarios, favorezcan la labor de conjunción de equipo y se desarrollen en su mayor grado, es necesario que las situaciones de entrenamiento faciliten una serie de respuestas a problemas dados en el juego, que permitan su mas rápida interpretación cuando dichos estímulos aparezcan o se den en la competición.

Se hace tan necesario como obvio, destacar la importancia del entorno de enseñanza- entrenamiento . Un entorno futbolístico no próximo al juego, a menudo también conduce a resultados de juegos irreales.
En consecuencia, para el aprendizaje del comportamiento del juego se ha de establecer la relación hacia el entorno real de un futbolista (compañeros y adversarios, porterías, etc.).

Tras todo lo hasta ahora comentado, llegamos a la conclusión de que el comportamiento de juego del portero sólo se puede entender de forma global, en el cual los factores técnicos, tácticos, físicos y psíquicos aparecen con características diferentes pero siempre juntos y que por lo tanto también se han de entrenar en sus manifestaciones globales.

De ahí que la nueva didáctica del juego del portero se base en las situaciones simplificadas de juego, a través de pequeños juegos reglamentados que estan muy próximos a la realidad del juego, pero sin llegar a suprimir los ejercicios y tareas cerradas de la metodologí analítica o los juegos y tareas abiertas de la metodología mixta.

Pero ¿cómo combinamos ambos métodos?


1.PROGRESIÓN PARA LA MEJORA EN EL ENTRENAMIENTO DEL PORTERO DE FÚTBOL.

Para mejorar los objetivos y contenidos técnico-tácticos en las sesiones de entrenamiento se establece una progresión de cuatro fases que utiliza una metodología global como fundamento de su enseñanza, pero sin renunciar a la metodología analítica y mixta como un complemento ideal:


A continuación se analizarán cada una de estas fases y las formas didácticas que las conforman para ver un análisis más detallado de la progresión a seguir para la programación de las sesiones de entrenamiento.

1.1. FORMAS DIDÁCTICAS EMPLEADAS.

Como hemos visto en la figura 1, cada una de las fases de la progresión están dotadas de unas formas didácticas que simplifican las situaciones de juego que se dan en la competición real: situaciones simplificadas, situaciones con toma de decisión, situaciones próximas a la realidad del juego.

Pero ¿qué metodologías y que tipo de ejercicios y tareas utilizan cada una de estas formas didácticas? Veámoslo en la siguiente figura:

Esta es una progresión que va de las situaciones más simplificadas que podamos diseñar (método analítico), pasando por un estadío intermedio de situaciones un poco más complejas que las anteriores (método mixto), hasta llegar a situaciones de juego que son muy parecidas a la realidad de las acciones que se llevan a cabo en un partido de fútbol (método global).

1.2. Evaluación inicial: análisis de la competición o de la situación de juego diseñada.

Para programar las sesiones de entrenamiento, el punto de referencia debe ser la competición o una situación de juego diseñada específicamente para evaluar un determinado objetivo o contenido. El entrenador ha de observar y valorar el nivel de juego mostrado por el portero que está en observación, diferenciando los aspectos técnicos, tácticos, físicos y psicológicos.

Para poder realizar esta valoración, el entrenador se ha de fabricar una hoja de observación en la que quede registrado el nivel de juego desempeñado por el portero.

Una vez se ha realizado la observación, aquella acción o cualidad que se manifieste de forma incorrecta durante el juego, se extraerá de la competición para trabajarla durante el entrenamiento con situaciones de juego más simplificadas.

De esta manera se siguen estos pasos:

Identificar el nivel de las carencias tecnico-tacticas ,durante la competición, del objetivo de trabajo previsto.
Identificar el nivel:
- Nivel muy bueno: hay que cambiar el objetivo programado.
- Correcto.
- Incorrecto.
- No se manifiesta.

Para estas tres opciones, hay que desarrollar el objetivo programado con la progresión que proponemos.

1.3. Las Situaciones simplificadas (metodología analítica: ejercicios y tareas cerradas)

Los ejercicios y tareas cerradas conforman la segunda escala en la progresión que establece la programación de las sesiones de entrenamiento. Este tipo de ejercicios responden claramente a una metodología analítica, que se manifiesta como un complemento ideal muy efectivo cuando el método global no es suficiente para lograr las mejoras oportunas.

Estos ejercicios se desarrollarán durante las sesiones del entrenamiento del portero, como automatización del gesto técnico. Se trata de una actividad realizada con o sin balón en la que no existe ningún tipo de oposición, y que plantea de forma más simple el aspecto del juego que se pretende mejorar.

Su utilización ha de estar motivada por la siguiente razón:

a) Corregir las deficiencias que se manifiestan en situaciones de juego muy simples (por lo que no mejoran a través del juego).

Como vemos, en estas situaciones simplificadas se puede hacer especial hincapié en el mecanismo de ejecución del portero (la técnica específica del portero de fútbol), dejando un poco al margen los mecanismos más propios de metodologías globales como son el mecanismo perceptivo y decisional.

1.4. Situaciones con toma de decisión (metodología mixta: ejercicios y tareas abiertas, juegos y situaciones de juego).

Las situaciones con toma de decisión conforman la tercera escala en la progresión que establece la programación de las sesiones de entrenamiento. Este tipo de ejercicios, tareas abiertas o juegos pueden responder a una metodología global o mixta.

Se tratan de situaciones de juego con presencia de balón que intenta plantear de forma más simple el aspecto de la competición que se pretende mejorar.
En ellos participan al menos dos equipos (aunque sólo sean 2 porteros enfrentándose). El juego se desarrolla de forma discontinua estando establecidos el principio y el fin del juego. Con todo esto se consigue dos cosas:
a) Se consigue simplificar la situación de juego, respecto de la competición real, utilizando el mínimo grado de oposición.
b) Se consigue presentar de forma reiterada y específica, mediante el juego discontinuo, el objetivo a desarrollar.


1.5. Situaciones próximas a la realidad del juego (Metodología global: situaciones de juego).

Són situaciones de juego con balón en el que se manifiestan situaciones similares a las del propio partido de competición, en el que participan dos equipos con un mínimo de dos jugadores cada uno, y en el que se pretende marcar más goles que el equipo contrario.

Para diseñar una situación próxima a la realidad del juego debemos tener en cuenta factores tan importantes como la edad de los jugadores y porteros, el nivel que presentan, los objetivos de la etapa en que se encuentran, o el nivel específico respecto al objetivo de trabajo escogido. Según estos factores se pueden diseñar situaciones con distintos niveles de dificultad:

El portero experimenta a través de estas situaciones un proceso de aprendizaje que le aporta los siguientes beneficios:

a) Un conocimiento teórico y práctico del juego.
b) Una valoración de las acciones realizadas durante el juego: éxito o fracaso obtenidos.
c) Una rectificación y perfeccionamiento de las acciones al realizar nuevamente el juego.


Para completar el análisis de estas situaciones de juego podemos observar la figura 4, en la que se insiste en las ventajas que aporta el uso de estas situaciones:


EJERCICIO MIXTO


EJERCICIO ANALITICO

REDUCCIÓN DEL ÁNGULO DE TIRO MEDIANTE DESPLAZAMIENTO

DESPLAZAMIENTO Y ESTIRADA EN DIAGONAL, HACIA EL BALON, EN LA SALIDA A LOS PIES DEL POSEEDOR DEL BALON QUE ENCARA EN CONDUCCIÓN CON EL BALON CONTROLADO.