En 'EdP' Gorka Repáraz trata de mostrar los aspectos más relevantes del mundo de los porteros de fútbol. Con una perspectiva didáctica, se tratarán temas como la técnica, táctica, psicología y la metodología. Incluyendo aspectos tan visuales como videos, frases y fotos de los mejores porteros del mundo.

Evolución en el entrenamiento del portero (por Luis Llopis)

El Fútbol como actividad cognitiva, debe pretender el desarrollo de la percepción y decisión, pero después el jugador ha de ejecutar. Para hacerlo bien, necesita la técnica, pero no la técnica descontextualizada.

Para elegir correctamente la técnica y hacerlo dentro de un espacio y un tiempo adecuados, esta debe ser enseñada en el juego (Lillo, 2000), de modo que el jugador la utilice sabiendo el porqué y para qué. Nos estamos refiriendo a la capacidad o estructura coordinativa de este deporte, la cual debe desarrollarse en constante coordinación con la estructura condicional necesaria y sobre todo con la estructura cognitiva o perceptiva y decisional (Seirulo, 1999).

Esta concepción del entrenamiento tiene como punto de partida una idea del fútbol considerada como un juego, en el cual los problemas fundamentales planteados a los jugadores son, por una parte la adaptación de sus conductas a una relación de oposición (jugar contra adversarios), y por otra la adaptación de sus conductas a una relación de colaboración (jugar con los compañeros) (Mombaerts, 1998).

Desde esta definición adquiere valor todo lo relativo a la interpretación del juego, la llamada inteligencia de juego. Es decir, en la mayoría de situaciones de un partido el portero debe percibir lo que ocurre a su alrededor para decidir la mejor solución y ejecutarla con éxito. Cuanto más inteligente sea el comportamiento de juego más alto será el rendimiento del portero en el ámbito táctico. El guardameta aprende en la competición por la confrontación activa y exploratoria con el entorno.

Desarrollar la inteligencia de juego, saber leer el juego significa que el portero percibe todas las posibilidades de juego que existen alrededor suyo. Esto supone a su vez, que este jugador haya aprendido a pensar colectivamente

Ahora bien, para que la comunicación y, en definitiva, las relaciones que se establezcan entre compañeros y contra los contrarios, favorezcan la labor de conjunción de equipo y se desarrollen en su mayor grado, es necesario que las situaciones de entrenamiento faciliten una serie de respuestas a problemas dados en el juego, que permitan su mas rápida interpretación cuando dichos estímulos aparezcan o se den en la competición.

Se hace tan necesario como obvio, destacar la importancia del entorno de enseñanza- entrenamiento . Un entorno futbolístico no próximo al juego, a menudo también conduce a resultados de juegos irreales.
En consecuencia, para el aprendizaje del comportamiento del juego se ha de establecer la relación hacia el entorno real de un futbolista (compañeros y adversarios, porterías, etc.).

Tras todo lo hasta ahora comentado, llegamos a la conclusión de que el comportamiento de juego del portero sólo se puede entender de forma global, en el cual los factores técnicos, tácticos, físicos y psíquicos aparecen con características diferentes pero siempre juntos y que por lo tanto también se han de entrenar en sus manifestaciones globales.

De ahí que la nueva didáctica del juego del portero se base en las situaciones simplificadas de juego, a través de pequeños juegos reglamentados que estan muy próximos a la realidad del juego, pero sin llegar a suprimir los ejercicios y tareas cerradas de la metodologí analítica o los juegos y tareas abiertas de la metodología mixta.

Pero ¿cómo combinamos ambos métodos?


1.PROGRESIÓN PARA LA MEJORA EN EL ENTRENAMIENTO DEL PORTERO DE FÚTBOL.

Para mejorar los objetivos y contenidos técnico-tácticos en las sesiones de entrenamiento se establece una progresión de cuatro fases que utiliza una metodología global como fundamento de su enseñanza, pero sin renunciar a la metodología analítica y mixta como un complemento ideal:


A continuación se analizarán cada una de estas fases y las formas didácticas que las conforman para ver un análisis más detallado de la progresión a seguir para la programación de las sesiones de entrenamiento.

1.1. FORMAS DIDÁCTICAS EMPLEADAS.

Como hemos visto en la figura 1, cada una de las fases de la progresión están dotadas de unas formas didácticas que simplifican las situaciones de juego que se dan en la competición real: situaciones simplificadas, situaciones con toma de decisión, situaciones próximas a la realidad del juego.

Pero ¿qué metodologías y que tipo de ejercicios y tareas utilizan cada una de estas formas didácticas? Veámoslo en la siguiente figura:

Esta es una progresión que va de las situaciones más simplificadas que podamos diseñar (método analítico), pasando por un estadío intermedio de situaciones un poco más complejas que las anteriores (método mixto), hasta llegar a situaciones de juego que son muy parecidas a la realidad de las acciones que se llevan a cabo en un partido de fútbol (método global).

1.2. Evaluación inicial: análisis de la competición o de la situación de juego diseñada.

Para programar las sesiones de entrenamiento, el punto de referencia debe ser la competición o una situación de juego diseñada específicamente para evaluar un determinado objetivo o contenido. El entrenador ha de observar y valorar el nivel de juego mostrado por el portero que está en observación, diferenciando los aspectos técnicos, tácticos, físicos y psicológicos.

Para poder realizar esta valoración, el entrenador se ha de fabricar una hoja de observación en la que quede registrado el nivel de juego desempeñado por el portero.

Una vez se ha realizado la observación, aquella acción o cualidad que se manifieste de forma incorrecta durante el juego, se extraerá de la competición para trabajarla durante el entrenamiento con situaciones de juego más simplificadas.

De esta manera se siguen estos pasos:

Identificar el nivel de las carencias tecnico-tacticas ,durante la competición, del objetivo de trabajo previsto.
Identificar el nivel:
- Nivel muy bueno: hay que cambiar el objetivo programado.
- Correcto.
- Incorrecto.
- No se manifiesta.

Para estas tres opciones, hay que desarrollar el objetivo programado con la progresión que proponemos.

1.3. Las Situaciones simplificadas (metodología analítica: ejercicios y tareas cerradas)

Los ejercicios y tareas cerradas conforman la segunda escala en la progresión que establece la programación de las sesiones de entrenamiento. Este tipo de ejercicios responden claramente a una metodología analítica, que se manifiesta como un complemento ideal muy efectivo cuando el método global no es suficiente para lograr las mejoras oportunas.

Estos ejercicios se desarrollarán durante las sesiones del entrenamiento del portero, como automatización del gesto técnico. Se trata de una actividad realizada con o sin balón en la que no existe ningún tipo de oposición, y que plantea de forma más simple el aspecto del juego que se pretende mejorar.

Su utilización ha de estar motivada por la siguiente razón:

a) Corregir las deficiencias que se manifiestan en situaciones de juego muy simples (por lo que no mejoran a través del juego).

Como vemos, en estas situaciones simplificadas se puede hacer especial hincapié en el mecanismo de ejecución del portero (la técnica específica del portero de fútbol), dejando un poco al margen los mecanismos más propios de metodologías globales como son el mecanismo perceptivo y decisional.

1.4. Situaciones con toma de decisión (metodología mixta: ejercicios y tareas abiertas, juegos y situaciones de juego).

Las situaciones con toma de decisión conforman la tercera escala en la progresión que establece la programación de las sesiones de entrenamiento. Este tipo de ejercicios, tareas abiertas o juegos pueden responder a una metodología global o mixta.

Se tratan de situaciones de juego con presencia de balón que intenta plantear de forma más simple el aspecto de la competición que se pretende mejorar.
En ellos participan al menos dos equipos (aunque sólo sean 2 porteros enfrentándose). El juego se desarrolla de forma discontinua estando establecidos el principio y el fin del juego. Con todo esto se consigue dos cosas:
a) Se consigue simplificar la situación de juego, respecto de la competición real, utilizando el mínimo grado de oposición.
b) Se consigue presentar de forma reiterada y específica, mediante el juego discontinuo, el objetivo a desarrollar.


1.5. Situaciones próximas a la realidad del juego (Metodología global: situaciones de juego).

Són situaciones de juego con balón en el que se manifiestan situaciones similares a las del propio partido de competición, en el que participan dos equipos con un mínimo de dos jugadores cada uno, y en el que se pretende marcar más goles que el equipo contrario.

Para diseñar una situación próxima a la realidad del juego debemos tener en cuenta factores tan importantes como la edad de los jugadores y porteros, el nivel que presentan, los objetivos de la etapa en que se encuentran, o el nivel específico respecto al objetivo de trabajo escogido. Según estos factores se pueden diseñar situaciones con distintos niveles de dificultad:

El portero experimenta a través de estas situaciones un proceso de aprendizaje que le aporta los siguientes beneficios:

a) Un conocimiento teórico y práctico del juego.
b) Una valoración de las acciones realizadas durante el juego: éxito o fracaso obtenidos.
c) Una rectificación y perfeccionamiento de las acciones al realizar nuevamente el juego.


Para completar el análisis de estas situaciones de juego podemos observar la figura 4, en la que se insiste en las ventajas que aporta el uso de estas situaciones:


EJERCICIO MIXTO


EJERCICIO ANALITICO

REDUCCIÓN DEL ÁNGULO DE TIRO MEDIANTE DESPLAZAMIENTO

DESPLAZAMIENTO Y ESTIRADA EN DIAGONAL, HACIA EL BALON, EN LA SALIDA A LOS PIES DEL POSEEDOR DEL BALON QUE ENCARA EN CONDUCCIÓN CON EL BALON CONTROLADO.







No hay comentarios:

Publicar un comentario