En 'EdP' Gorka Repáraz trata de mostrar los aspectos más relevantes del mundo de los porteros de fútbol. Con una perspectiva didáctica, se tratarán temas como la técnica, táctica, psicología y la metodología. Incluyendo aspectos tan visuales como videos, frases y fotos de los mejores porteros del mundo.

Quique piensa en devolverle a Santi Cañizares la titularidad

Hildebrand o Cañizares. Un debate presente en el valencianismo desde que el internacional alemán aterrizó en el mes de julio. Hasta ahora, el entrenador ha racionado minutos, ayudado por el contratiempo físico del veterano manchego. En A Coruña ambos esperan la decisión del preparador, pero a tres días del partido, Cañete gana enteros para retornar, un mes después, al once titular valencianista.

La portería del Valencia necesita dueño y el sábado, en Riazor, Quique tomará la decisión sobre quién es el portero titular. De momento, Cañizares parte con toda la ventaja, ya que se ha recuperado plenamente de sus molestias físicas y está entrenándose a muy buen nivel. Quique considera que ha llegado la hora de que vuelva a la formación inicial, ya que el meta manchego no juega un partido oficial desde el pasado 17 de septiembre, en Gelsenkirchen, donde se lesionó. Tras el problema muscular, se quedó fuera de la lista ante el Betis, Getafe, Recreativo y Espanyol y fue suplente por decisión técnica ante el Chelsea. Hasta ese momento, había sido el titular y sólo se había perdido la vuelta de la previa -ya sentenciada- ante el Elfsborg. De hecho, Quique ya quiso que fuera Cañizares el que disputara el duelo ante el Espanyol, pero una recaída de la lesión y la opinión del jugador -que dijo no sentirse al 100%- cambiaron sus planes. Hoy, esa opinión es diferente y el jugador se siente en plenitud de condiciones.

Una decisión peliaguda, ya que Timo Hildebrand, aunque no ha demostrado en sus partidos ser superior al veterano portero, sí ha experimentado una clara progresión. Únicamente en Huelva no encajó gol y fue ante el Espanyol donde apuntó indicios de poder ser un portero decisivo. En contra del alemán está el giro previsto de Quique, que ha comprobado que con las rotaciones masivas lo único que ha conseguido es despersonalizar el equipo y crear dudas en los futbolistas que forman (o han formado) la columna vertebral del once en las últimas temporadas. Quique asegura ahora que para los próximos partidos va a devolverle los galones a los veteranos y se antoja que el papel de Cañizares, Albelda, Helguera o Morientes va a tener más importancia que en los últimos partidos oficiales, donde el juego y la seguridad defensiva del equipo -resultados aparte- ha sido mediocre.

Confianza.
La relación entre Quique y Cañizares siempre ha sido estrecha. Técnico y portero comparten muchas inquietudes e incluso llegaron a ser compañeros de vestuario en el Real Madrid. Al aterrizar en el banquillo valencianista, el entrenador fue partícipe de la decisión de Javier Subirats de abrirle las puertas a Andrés Palop para que el de L'Alcudia abandonara la entidad rumbo a Sevilla. Cuando Carboni fichó a Hildebrand, Quique tampoco aceptó la contratación, ya que consideraba que era preferible que Butelle siguiera en el vestuario blanquinegro. Ni siquiera la decisión de prescindir de Emilio Álvarez -al que Cañete, como la mayoría de jugadores, consideraba un sensacional profesional- ha roto el vínculo entre el entrenador y el arquero de Puertollano.

Vía As

No hay comentarios:

Publicar un comentario